29 mayo 2022 Marcha EÓLICOS ¡NO!. Grupo de montaña PEÑA CUADRADA-Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria


 

Resolución de autorización administrativa previa al Parque eólico EL ESCUDO. BOE 20 mayo 2022, MITERD

BOE 20/05/2022

MINISTERIO PARA LA TRANSICIÓN ECOLÓGICA Y EL RETO DEMOGRÁFICO

Resolución de 8 de mayo de 2022, de la Dirección General de Política Energética y Minas, por la que se otorga a BioCantaber, SL, autorización administrativa previa para el parque eólico El Escudo de 151,2 MW, líneas subterráneas a 30kV, subestación eléctrica 30/220 kV y la línea aérea a 220 kV, en Campoo de Yuso, Luena, San Miguel de Aguayo y Molledo (Cantabria).

https://www.boe.es/boe/dias/2022/05/20/pdfs/BOE-A-2022-8299.pdf

Nulidad Mapa de "exclusión" eólica de Cantabria, 03/05/2022. Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria

NULIDAD MAPA DE "EXCLUSIÓN " EÓLICA


AL CONSEJERO DE OBRAS PÚBLICAS, ORDENACIÓN DEL TERRITORIO, VIVIENDA Y URBANISMO DE CANTABRIA

 

_____________________ y __________________________, en nuestra acreditada representación de la PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DEL SUR DE CANTABRIA, ___________________, inscrita en el Registro Nacional de Asociaciones con el nº ____________, con domicilio a efectos de notificaciones en ______________________, comparecen y, como mejor proceda en Derecho, DICEN:

 

De forma absolutamente irregular hemos sido convocados telefónicamente, al parecer, por esa Consejería, a una reunión a la que también asistirían las organizaciones sociales EeA, SEO Birdlife, ARCA, Fundación Oso Pardo y Fundación Naturaleza y Hombre, incumpliendo tal convocatoria todos los requisitos formales del procedimiento administrativo y sin siquiera indicar el orden del día de tal reunión que, al parecer, se referiría a lo que, por esa Consejería, se han dado en denominar, con total imprecisión terminológica y de modo impropio “zonas de exclusión eólica”, respecto a las que, por razones de fondo y forma, tenemos expresada nuestra argumentación jurídica y fáctica sobre su radical ilegalidad, respecto a la que tenemos formuladas, por supuesto sin respuesta, la siguientes elementales preguntas

-             ¿sostiene ese pequeño gobierno que los polígonos industriales que dicen parques eólicos son legales y no abusivos, injustos, antidemocráticos,…?

-        ¿defiende ese mínimo gobierno que tales mamotretos son ecológicos, sostenibles, distribuidos, verdes…?

-                ¿nos pretende imponer ese ínfimo gobierno la necesidad de llenar el suelo comunal, de todos, muy lejos del lugar de consumo, con cientos de turbinas, torres y aspas de 200 m., miles de km. de líneas de alta tensión de 70 m. de altura y subestaciones, ondas electromagnéticas/cáncer, pistas, miles de toneladas de hormigón, plásticos, acero, cobre, aluminio, plomo, tierras raras (en cada turbina) fibra óptica, de vidrio y carbono, más cáncer,…?

-               ¿pretende ese vergonzoso, ilegítimo gobierno engañarnos afirmando que así frenarán el riesgo climático, impedirán la aniquilación de la vida humana en el planeta Tierra?

Pues bien, la Plataforma, sin subvenciones de nadie y sin otra fuerza, Marx dixit, que la de su trabajo, digan lo que digan “ellos”, pequeño, el vergonzoso, mínimo, ínfimo gobierno y cruel, abusador dinero, la respuesta es ¡NO!, un tajante ¡NO! 

Esos polígonos industriales son innecesarios, insostenibles, concentrados, dañinos, injustos,…, lo único sostenible, distribuido, inagotable, gratis,…  es el viento, el agua, la luz solar,…, energías de todos, no de apabullantes consorcios, ni de corruptos profesionales de la política u organizaciones subvencionadas que, porque les da la gana, crueles concentran donde les conviene los medios para generar  electricidad a partir de la energía gratis de viento, agua, sol,…, distribuida y de todos, robando el territorio comunal para destrozarlo y, al tiempo, agravar la emergencia climática.

No es útil y lógico sino abusivo que la política/capital imponga gigantescos polígonos industriales y no debatan la realidad de Greta Thunberg, una niña: para frenar la catástrofe hay que ¡cambiar el sistema! y exige un serio debate urgente.

Por si alguien aún quiere hacernos creer que los polígonos eólicos -que, ¡desde luego!, no les afecten a ellos- son esas bonitas cosas que cuentan sus medios, vamos a explicar, lo más claro, real y fácil, cuál es, aquí ahora, la situación.

Son hechos, no opiniones, que política y dinero tratan de blindar su abusivo poder, sus sueldos y beneficios elefantiásicos, mientras los de las subvenciones injustificadas, sin pautas objetivas, a dedo, que, siempre, han apoyado, apoyan y apoyarán los grandes polígonos industriales eólicos... para justificarlas.

Expulsados de la selecta selección, -¿los desprecian?, ¿dan asco?, ¿los temen?- están los defensores del territorio, entre ellos la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria, pequeña asociación que parece inquietar a todos y se limita a defender, solo con el contrato social, ese territorio de todos, sin pedir nada a nadie ni precisar, por ahora, otra cosa que las normas, los tribunales y su veraz narración en un blog que leen algunos, bastantes copian y los medios de (in)comunicación, siervos de sus amos, silencian, como lo hacen con la pregunta más seria, ¿cuál es la situación actual?:

1.     Hay práctica unanimidad -falsa- en que existe una crisis climática que, siendo grave, terminal, se combate solo con palabras: sostenible, descarbonización, ecología, verde,…, robadas por multinacionales y políticos causa del caos, logrando que, pervertidas, no valgan nada, además

2.     en el debate sociopolítico sobre el desarrollo energético solo nos quieren dejar cosas como esta nueva pantomima de Gochicoa, muy poco seria, pues

3.     lo vendan como lo quieran vender, desde la caverna, deciden política y capitala los que, sin duda

4.  (pre)ocupador porque los grupos sociales tengan -no es poco- Tribunales, Ley, derechos,… luchados años años por otros, y lo intentan devaluar con meliflua caridad, permitiendo el lloriqueante ¡Aquí no!, sin preguntar ¿pues, entonces, dónde, egoísta estúpido?

En ESPAÑA, abusamos del estado de alarma, “lo de Ucrania” y lo que haga falta para incumplir el Convenio de Aarhus y la Ley 27/2006, sobre información y participación ambiental, tramitando ilegal y apresurada, entre otras dañinas normas:

1.       Plan Nacional Integrado de Energía y Clima PNIEC 2021-2030, enviado a Europa sin aprobar su DAE, ni información y debate social; la Plataforma ha denunciado su nulidad radical y, al no haber respuesta, acudirá a los Tribunales.

2.       Ley del Cambio Climático, nacida en tétricas comisiones del parlamento, Podemos, la PSOE, López Uralde (Greenpeace-Equo),…, también nula.

3.       Tratado sobre la Carta de la Energía y su cláusula ISDS"Solución de controversias entre inversores y Estados", que suple a los Tribunales por “árbitros” amigos de las multinacionales,  y

4.        Real Decreto-ley 23/2020. 23 de junio, de medidas en materia de energía para reactivar la economíaad hoc, que, elaborado en medio del miedo a la útil Covid19, ¿ha leído alguien?

En CANTABRIA, la pregunta es ¿se ganan el sueldo parlamento y gobierno?, y la respuesta clara, tajante, un escueto ¡¡NO!!, pues esto es en un páramo legal en el que

1.       no hay Ley de Suelo, madre del totémico PROT que Gochicoa, regionalista sin una idea, dice que aprobará -y no se atreve- en dos días sobre las ruinas del viejo, interruptus, retirado de la CROTU, hace 4 años, tras que la Plataforma denunciara su ilegalidad y anunciara acciones penales,

2.       tampoco hay PSEC, agotado en 2020, virgen de actuaciones,

3.       ni siquiera un mínimo Plan eólico o fotovoltaico.

Somos también un páramo social de individualismo egoísta y lugares comunes del caduco ecologismo paniaguado, páramo en el que, por supuesto, los políticos no quieren hablar de Ley e ideas, ni siquiera tenerlas; prefieren seguir cobrando sin trabajar.

El epicentro del caos regional es el fértil valle de IGUÑA, al que podemos añadir Aguayo, la Sierra del Escudo, está rodeado de proyectos, achicharrado por líneas de alta tensión, una subestación en Molledo que dicen de Aguayo y la amenazante Central Hidroeléctrica Aguayo II que, si se ceden a Viesgo/EoN/Repsol, Josu Jon Imaz, Hm3 del agua que necesitamos, se enriquecerían más generando 1400 Mw, el doble de los 707,3 eólicos del PSEC 2014-2020. Un turbio negocio, para ellos siempre.

Ayer nos insultaban un  publirreportaje de dos páginas de El Delirio Montañés afirmando que son “Campoo de Enmedio y Campoo de Yuso, los demandados por las empresas eólicas”, señalando la existencia de proyectos eólicos en 32 municipios, afirmando que -como si nadie hubiera anulado el “concurso eólico” o impedido poner un  solo molino en más de 10 años- “los valles –de los nuevos ricos- pasiegos se arman jurídicamente ante los proyectos”, mientras Gochicoa -mezcla de utilización por Blanco y Marcano y cuasidelictivo, mentiroso compulsivo- afirma que “con el acuerdo del Consejo de Gobierno para el mapa tendremos capacidad para parar un proyecto en la zona excluida”, fingiendo olvidar que la página de registro de actualizaciones de su pequeño gobierno, de 27/04/2022, afirmaba taxativa que “el mapa -de exclusiones- carece en este momento de eficacia jurídica”, algo que cualquiera con dos dedos de frente sabe.

Antes de construir -y “explotar”-, es preciso proyectar y cimentar, por lo que para generar electricidad, se deberá debatir, entre todos, qué energía y leyes necesitamos/queremos y, hasta tomar la decisión, se deberán cumplir las –malas- normas actuales, algo que no hacen.

Los polígonos eólicos son dañinos, injustos, innecesarios, insostenibles, concentrados,…, los gobiernos, central y regional, los tramitan de modo ilegal y, peor, los ayuntamientos lo saben y lo ocultan a concejos y vecinos dueños de los terrenos, torpes ilegalidades que han permitido a la Plataforma impedir que, en 12 años, se implante un solo molino.

No podemos olvidar lo muy dañino, repulsivo que es el egoísmo NIMBY (No en mi patio trasero - No In My Back Yard), el ¡Aquí, a mí no!, lloriqueo de los que, al tiempo, piensan que ¡Allí, a ti, al resto sí! y, sin resolver el problema, insolidarios, enfrentan a unos con otros.

 

Por todo ello,

 

SOLICITO que tenga por efectuadas las anteriores manifestaciones y argumentaciones a todos los efectos legales, con expresa reserva e cuantas acciones nos pudieran corresponder al respecto, incluidas las penales.

En Santander a tres de mayo de dos mil veintidós.

MAPA DE IMPLANTACIÓN (“EXCLUSIÓN”) EÓLICA DE CANTABRIA. Abril 2022. Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria

MAPA DE IMPLANTACIÓN EÓLICA DE CANTABRIA

Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria

Bajo el eufemismo “mapa de exclusión eólica”, difundido por medios de manipulación y promovido por el egoísmo de pasiegos y trasmeranos, el pasado once de abril, Gochicoa, como portavoz del Gobierno de Cantabria, presentaba de urgencia, ¡tan sólo han tardado 12 años en elaborarlo!, el “mapa de incompatibilidad con el desarrollo eólico de Cantabria” y total, para esto.

Dicho nombre en realidad esconde el mapa de implantación eólica de Cantabria”. En rosa, colorea prácticamente todo el mapa, vendiéndolo como lugares de exclusión eólica, se olvida de los largos tendidos de alta tensión y demás infraestructuras, que atraviesan valles enteros a través de ese manchón de color pastel. En amarillo y en blanco, los lugares donde es posible la instalación eólica, en un nivel de detalle que es imposible delimitarlos con claridad. Un mapa, que, en grandes líneas, es el mismo que se encontraba escondido entre los entresijos del borrador del anterior fallido PROT y que, casualidad, coincide con la mayoría de los lugares donde se han solicitado o se están tramitando megapolígonos eólicos. Dichos emplazamientos no son nuevos, coinciden con los viejos del anulado e ilegal concurso eólico; siempre los mismos, cambiando los nombres o las empresas. Tan sólo varía que, evidentemente los proyectos trasmeranos y la mayoría de los pasiegos, quedan ahora en zona de incompatibilidad, de “exclusión”, para alegría de los especuladores inmobiliarios, que se esconden tras el lucrativo negocio de las cabañas pasiegas. Parece que hay territorios de primera y de segunda.

Dicen que se ha elaborado con informes técnicos, que han tenido en cuenta “análisis multicriterio”, elaborados con la última tecnología del “algoritmo” y capas de Sistemas de Información Geográfica, GIS, de última generación, lo que nos recuerda las simulaciones en 3D a la carta, que ya hace 12 años paseaba el propagandista “autobús eólico” por toda Cantabria vendiendo las bonanzas eólicas en las que no figuraban ni los tendidos, ni las pistas de acceso, ni las subestaciones. Los “Big Data” medioambientales, - no digamos los sociales o económicos, que ni se incluyen-, base para una elaboración correcta del “algoritmo” de capas, no están bien recogidos ni actualizados (no conocemos suficientemente el territorio como quieren hacernos creer) o no se incluyen cuando no les viene bien y así poder concluir lo que convenga a los técnicos, que parecen haber sido los miembros de las empresas, ya que coinciden con los lugares que más les interesan y donde ya se están tramitando macropolígonos eólicos.

Quienes en unos lugares pretenden ocupar el territorio con tanques, en otros lo hacen con informes de Fundaciones Torres Quevedo o con Reales Decretos-Leyes, que se aprovechan de la guerra para intentar colar los megaproyectos sin ninguna evaluación de impacto ambiental, ni participación de ningún tipo.

Martes 29/03/2022, 17h. Charla en PESQUERA del trocito del pastel eólico de HUERTA (Crossfield Engineering) en el entorno de Aguayo: Parque eólico Portillo de Jano/ Pico Jano

 

Las energías renovables vistas por la política y el dinero, olvidando el territorio. San Miguel de Aguayo. 29/03/2022

Las energías renovables vistas por la política y el dinero, olvidando el territorio. San Miguel de Aguayo. 29/03/2022

Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria

Nos pretenden asustar con una ridícula exhibición de fuerza de la flor y nata del poder político y económico energético y lo más cómodo/afín del que llaman “tercer sector”, ¡ay el Tercer Estado, Robespierre y su Revolución!, cerrando el paso a quienes defienden el territorio; esperamos que los “invitados”, al menos, den la cara y respondan unas preguntas:

¿creen que los polígonos industriales que dicen parques eólicos son lícitos, no abusivos, injustos y antidemocráticos? - ¿que son ecológicos, sostenibles, distribuidos, verdes,…? - ¿que es necesario llenar en suelo comunal, de todos, lejos del lugar de consumo, con cientos de turbinas, torres y aspas de 200 m., miles de km. de líneas de alta tensión a 70 m. de altura y subestaciones, o sea ondas electromagnéticas y cáncer, pistas, miles de Tm. de hormigón, plásticos, acero, cobre, aluminio, plomo, tierras raras (kgs. en cada turbina) fibra óptica, de vidrio y carbono, más cáncer,…? - ¿que así frenarán la aniquilación de la vida?

Digan lo que digan “ellos”, la respuesta es ¡NO!, un ¡NO! tajante. Esos polígonos industriales son innecesarios, insostenibles, concentrados, dañinos, injustos,…; lo único sostenible, distribuido, gratis, inagotable,…  es el viento, el agua, la luz solar,… energías de todos, no de apabullantes consorcios, profesionales de la política y subvencionados que, porque les da la gana, crueles deciden concentrar donde les conviene los medios para generar  electricidad a partir de la energía gratis de viento, agua, sol,…, insistimos que de todos y distribuida, robando para destrozar el territorio comunal y, lejos de solucionarlo, agravando el caos climático.

No es, nadie lo dude, útil y lógico sino muy egoísta que política y capital hablen de polígonos industriales gigantes, en lugar de debatir la realidad que definió Greta Thunberg, una niña: frenar la catástrofe exige ¡cambiar el sistema!, un cambio que ¡ese sí!, demanda un debate serio y urgente.

Pese a ello, por si los de los “tres sectores”, ¡ay, los tres Estados!, aun quieren hacernos creer que los polígonos eólicos -siempre que, ¡desde luego!, no les afecten a ellos- son esas bonitas cosas que cuentan sus medios, olvidamos un momento lo urgente real, cómo cambiar el sistema y explicamos, lo más claro, real y fácil, cuál es, aquí ahora, la situación.

Con hechos, no opiniones, para empezar decimos lo que quiere cada uno de los intervinientes, siendo los porqués de los dos primeros “sectores” -¿o es uno?- evidentes, blindar su abusivo poder, sus sueldos y beneficios elefantiásicos -algo hoy más que evidente- y añadimos sin temor que los del tercero son reos de subvenciones injustificadas, sin pautas objetivas, a dedo, por lo que, siempre, han apoyado, apoyan y apoyarán los grandes polígonos industriales eólicos... y lo que los otros dos quieran.

Expulsados de la selecta selección, de los tres -arbitrarios- sectores -¿nos desprecian?, ¿damos asco?, ¿nos temen?- estamos los simples defensores del territorio, entre ellos la Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria, pequeña asociación que inquieta a todos y que, como ACAAT hace más de 20 años se enfrentó a REE y su LAT Soto-Penagos y los derrotó en el TS y la UE, ella se limita a defender, solo con el contrato social, el territorio de todos, sin pedir nada a nadie ni tener nada que ver con quienes copian su nombre y sin precisar, por ahora, otra cosa que las normas, los tribunales y narrarlo, con veracidad total, en un blog que leen bastantes, algunos copian a su modo y los medios de (in)comunicación de masas, al servicio de sus amos, silencian.

Tras ello, nueva pregunta seria, ¿cuál es la situación actual? que, en cuatro rápidos brochazos, tiene esta escueta respuesta nuestra:

  1. Hay práctica unanimidad en que existe una crisis climática, pero es una unanimidad  falsa, pues, siendo grave, terminal tal crisis, la combaten solo con palabras: ecología, descarbonización, sostenible, verde,…, robadas por las multinacionales y los políticos causantes del caos, logrando que, pervertidas, no valgan nada, además
  2. en el debate sociopolítico sobre el desarrollo energético solo nos dejan, además de los Tribunales -que vamos a atascar de querellas- cosas como esta pantomima, muy poco serias, pues
  3. lo vendan como lo quieran vender, desde la caverna, deciden los dos primeros “sectores”, políticos y capital, a los que, sin duda

4.       (pre)ocupa que los grupos sociales tengan -no es poco- Tribunales, Ley, derechos,… luchados años años por otros, y lo intentan devaluar con meliflua caridad, dejando que alguno llore ¡Aquí no!, sin preguntar ¿pues, entonces, dónde, egoísta estúpido?

En tal situación, ESPAÑA, abusa del estado de alarma, de “lo de Ucrania” y de lo que haga falta para incumplir el Convenio de Aarhus y la Ley 27/2006, sobre información y participación ambiental, tramitando ilegal y apresurada, entre otras dañinas normas:

1.       el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima PNIEC 2021-2030, enviado a Europa antes de aprobarse su DAE, sin información ni debate social; la Plataforma ha denunciado por escrito su nulidad de pleno derecho y, al no haber respuesta, acudirá a los Tribunales.

2.       la Ley del Cambio Climático, que, a espaldas de todos, urdieron tétricas comisiones parlamentarias Podemos, la PSOE, López Uralde (Greenpeace-Equo),…; también denunciada por nula.

3.       el Tratado sobre la Carta de la Energía y su cláusula ISDS, "Solución de controversias entre inversores y Estados", que, en las disputas energéticas, suple a los Tribunales por “árbitros” amigos de las multinacionales,  y

4.       el repugnante Real Decreto-ley 23/2020. 23 de junio, de medidas en materia de energía para reactivar la economía, ad hoc, que, elaborado en medio del miedo a la útil Covid19, ¿ha leído alguien?

En CANTABRIA, la pregunta es ¿se ganan el sueldo parlamento y gobierno?, y la respuesta urgente, clara, tajante, un escueto ¡¡NO!!, pues han convertido esto en un páramo legal en el que

1.       no hay Ley de Suelo, madre del totémico PROT que Gochicoa, regionalista sin una idea buena, dice que aprobará -y no se atreve- en dos días sobre las ruinas del viejo PROT interruptus, retirado de la CROTU, a inicios de 2018, hace 4 años, tras que la Plataforma denunciara su ilegalidad y anunciara acciones penales,

2.       tampoco hay PSEC, agotado en 2020, virgen de actuaciones,

3.       ni siquiera un mínimo Plan eólico o fotovoltaico.

Y, además, nos han convertido también en un páramo social de individualismo egoísta con lugares comunes del viejo, caduco ecologismo subvencionado, páramo en el que, por supuesto, los políticos no quieren hablar de Ley e ideas, ni siquiera tenerlas; prefieren continuar cobrando, siempre, sin trabajar.

El fértil valle de IGUÑA, al que podemos añadir Aguayo, la Sierra del Escudo, epicentro del caos regional, está rodeado de proyectos, achicharrado por líneas de alta tensión, una subestación en Molledo que, no sé por qué, dicen de Aguayo y la amenazante falsedad de la Central Hidroeléctrica Aguayo II que, si se ceden a Josu Jon Imaz, Viesgo/EoN/Repsol, muchos Hm3 del agua que usamos, muy escasa, se enriquecerían más generando 1400 Mw, el doble de los 707,3 eólicos del PSEC 2014-2020. Un turbio negocio, para ellos siempre.

Son proyectos eólicos actuales, salvo error provocado u omisión enmascarada por la Administración: La Coteruca, 51 Mw, Cildá, 66 Mw, Bustafrades, 49,5 Mw, Alsa, 20 Mw, Cuesta Mayor, 35 Mw, Lantueno, 45 Mw, Ebro Norte, 60 Mw, Cueto, 96 Mw, Cerro Airo, 6 Mw, El Escudo, ¿151,2? Mw, Campo Alto, 32 Mw, La Costana, 15Mw, 32 Mw, El Acebo, 81,76 Mw, a los que habría que añadir la ampliación Salto de Aguayo, más de 1400 Mw con sus infraestructuras y un megaproyecto fotovoltaico de unas 100 Ha y nosabemos cuantos Mw en Campoo de Yuso, más de 2.300 Mw en total, el Kuwait del norte.

Antes de construir -y “explotar”-, es preciso proyectar y cimentar, por lo que para generar electricidad, se deberá debatir, entre todos, qué energía y leyes necesitamos/queremos y, hasta tomar la decisión, se deberán cumplir las –malas- normas actuales, algo que no hacen.

Los polígonos eólicos son dañinos, injustos, innecesarios, insostenibles, concentrados,…, los gobiernos, central y regional, los tramitan de modo ilegal y, peor, los ayuntamientos lo saben y lo ocultan a concejos y vecinos dueños de los terrenos, torpes ilegalidades que han permitido a la Plataforma impedir que, en 12 años, se implante un solo molino.

No podemos olvidar lo muy dañino, repulsivo que es el egoísmo NIMBY (No en mi patio trasero - No In My Back Yard), el ¡Aquí, a mí no!, lloriqueo de los que, al tiempo, piensan que ¡Allí, a ti, al resto sí! y, sin resolver el problema, insolidarios, enfrentan a unos con otros.

Damos, para acabar, la despedida al “desinteresado” apoyo que el escribidor Clemente Álvarez, de El País, descarnada biblia neoliberal salvaje, viene a prestar a los dos primeros “sectores”, siervo que cuando le envía algo, por relevante que sea, la Plataforma, sin duda con asco, ¿miedo, acaso?, sin equipararnos, como hubiera hecho Franco, a “comunistas”, sino -suponemos- a algo que le parezca más insultante, sin contestarnos con mínima urbanidad, lo tira a la papelera.