SEATEC, DESERTEC, SUPERREDES Y AUTONOMÍA ENERGÉTICA.


Megalomanía energética

tags: desertec hermann scheer Autonomia energética energías renovables centrales termosolares

actualizado: 22/02/2011

http://www.terra.org/categorias/articulos/megalomania-energetica

Dos proyectos de aprovechamiento gigantesco de las energías renovables han calado en la opinión pública: el proyecto Desertec y el proyecto Seatec. El primero, para suministrar un 15 % de la electricidad europea con centrales termosolares de bajo coste situadas en el desierto sahariano. El otro, un banco de molinos de viento plantados en el mar del Norte, capaz de ofrecer suministro eléctrico de Europa con una potencia de hasta 100.000 MW; casi el equivalente a la potencia eólica instalada hasta la actualidad (2010) en la UE en tierra.

Ambos proyectos no son viables sin previamente financiar autopistas eléctricas por todo el continente, las llamadas superredes. Todas estas ideas, aparentemente, son una buena noticia para las renovables y son apoyadas por varios importantes grupos ecologistas internacionales, pero no es más que un espejismo lanzado por las grandes corporaciones energéticas para no perder su papel de poder. Sólo los costes de Desertec se estimaban en 400.000 millones de euros, con lo que sería el mayor proyecto de inversión de la historia económica del mundo. Sus promotores prometen un precio de la electricidad de 5-6 céntimos de euro por kilovatio hora, o sea, corriente solar supuestamente tan económica “que no tendría competidores”.

La idea parece mágica, en poco espacio ocupado en el desierto tendríamos toda la energía eléctrica que quisiéramos. El tema está en sí es necesario concentrar la producción energética habiendo fuentes renovables por todo el planeta. Este es el error del proyecto Desertec.

La pura realidad

El proyecto Desertec basa su tecnología en centrales termosolares de aire que ya se están utilizando en la actualidad en la mayor central termosolar en construcción: el proyecto Shams 1 de Abu Dhabi, con 100 MW de potencia. Lejos de la promesa de producir electricidad a un coste de 5 6 céntimos de euro por kilovatio hora, el reembolso resultado para garantizar la amortización es de 30 céntimos de euro por kilovatio hora (se ha bajado a 25 céntimos en el segundo proyecto terminado) durante un periodo de 25 años con el operador de la red eléctrica. Estas centrales termosolares instaladas en Abu Dhabi pagan por los terrenos que ocupan costes de transmisión apreciables. A título comparativo: los reembolsos determinados por kilovatio hora de estas centrales termosolares son superiores a los reembolsos por kilovatio hora de los huertos solares en Alemania. Tampoco es creíble que un proyecto que precisa 40 años de ejecución y que implica a decenas de gobiernos y empresas, vaya a ser fácilmente viable cuando no mucho más caro, como se ve abiertamente en estos grandes proyectos.

Algo parecido sucede con la idea de los aerogeneradores instalados en el mar (eólica offshore) del proyecto Seatec. Esta tecnología está triunfando, porque al resultar más cara que la de los parques eólicos terrestres, es absolutamente práctico para los consorcios energéticos establecidos: los aerogeneradores marinos deben construirse interconectados y todos a la vez, ya que los cables submarinos serían impagables para aerogeneradores individuales. De esta manera, estos parques eólicos se convierten en un campo preferencial para grandes inversores, que argumentan no tener que vencer las resistencias vecinales de la eólica terrestre. Los grandes proyectos energéticos en realidad lo que consiguen es secuestrar el dinero público para que no revierta en la ciudadanía como inversores.

La trampa de las superredes

Actualmente, la red de alta tensión en corriente continua más larga está en China y tiene 2.000 km. Para conectar y dar servicio a estos megaproyectos solares y eólicos se precisan de más de 5.000 km de superredes de alta tensión en corriente continua. No hay experiencia alguna respecto a tenderlas a profundidades marinas de más de 1.000 m para atravesar el mar Mediterráneo, y es inimaginable el coste para el paisaje cuando atraviesen los Pirineos, los Alpes, etc. por citar sólo montañas emblemáticas.

Las superredes en realidad fomentan la dependencia energética y la concentración de los puntos de producción, que es tal y como hasta ahora ha operado el sistema eléctrico internacional dominado por las grandes corporaciones. Frente a la posibilidad de que el sistema eléctrico se descentralice, y cada vivienda, cada edificio, cada terreno yermo, puedan albergar un sistema de captación local de energía, los grandes lobis energéticos tiemblan. Por este motivo, alimentan el imaginario con ideas sugestivas como las de Desertec o Seatec. Nadie duda que en el Sáhara el sol es más que potente al igual que el viento lo es en la Europa septentrional. Estas ideas dan seguridad a la ciudadanía respecto a la bondad de la idea, y eso hace que incluso algunos grupos ecologistas importantes lo apoyen. Luego, las superredes se venden como un sistema inteligente capaz de gestionar la energía, para que cuando falte en un sitio pueda llevarse desde otro. Es una idea de solidaridad que cualquiera puede defender. Pero lo que no se dice, es que con las actuales interconexiones europeas es suficiente para disponer de vías de trasvase de electricidad renovable descentralizada de una ciudad o región a otra.

Una amplia red de líneas de alta tensión para los megaproyectos energéticos atravesando todo el continente no es para nada necesario para fomentar una sociedad basada en la electricidad renovable 100 %.

Las superredes financiadas con la garantía de los gobiernos también serían un medio idóneo para impulsar nuevas centrales nucleares en el norte de África tal como apunta Francia para salvar su herencia atómica. Y mientras se pongan garantías financieras o dinero colectivo en estos megaproyectos, las renovables seguirán sin poder ocupar el papel al que han sido llamadas como nuevo paradigma energético basado en la descentralización y el aprovechamiento local de los recursos energéticos, con eficiencia y gestión eficaz. Los megaproyectos alimentan sin lugar a dudas el atraso en el cambio energético, amén de convertirse en una fosa multimillonaria del erario público.

Frente a estos proyectos, se oponen los programas de municipios que han establecido sus planes para alcanzar la autonomía energética con renovables (sol, viento, biomasa, geotermia, eficiencia, etc.). Las compañías energéticas lucharán con psicología, marketing, pero también con extorsión y violencia para no perder su lugar de poder. De momento, tienen a todos los gobiernos pillados, porque ninguno se atreve a asumir el riesgo de “un apagón” energético como forma de chantaje. Esta es una más de las necedades de la privatización de los elementos claves de un sistema energético (centrales de potencia fundamental y redes).

Los conceptos que fundamentan las superredes, hacen que se prorrogue el conflicto estructural entre el suministro eléctrico centralizado o dependiente de red y el descentralizado o autónomo bajo nuevos paradigmas. Para un proyecto de superred, que implica una nueva inversión por un importe elevado de decenas de miles de millones de euros, la condición previa política mínima es una ayuda pública de financiación de la UE y/o de los países de tránsito. Si los gobiernos satisfacen esta condición inicial, se pierden las inversiones descentralizadas de muchos inversores a favor de los grandes lobis financieros.

El poder de la ciudadanía con energía renovable descentralizada

La Ley alemana de energías renovables (LER, EEG en alemán) ha conseguido en diez años movilizar un total de unos 96.000 millones de euros y que un 13 % de la electricidad sea renovable. Suponiendo que el 25 % de la electricidad de las centrales en desierto fuera directamente a Alemania, y con una cuota de participación del 15 % (o sea que se asumiera una cuarte parte del coste, unos 100.000 millones de euros) apenas se habría mejorado el resultado de la LER pero a costa de perder independencia energética. Pérdidas en eficiencia por las redes de alta tensión (aunque fueran en corriente continua que son más eficientes) e inseguridad de suministro por proceder de muy lejos. En cambio, toda la inversión en renovables descentralizada aporta estabilidad al sistema y autonomía energética.

Desde el punto de vista de todos aquéllos que consideran que el cambio del paradigma energético tiene la máxima urgencia, por el contrario, resulta incomprensible que los que defienden las renovables descentralizadas no quieran comprometerse con megaproyectos que calan en el imaginario colectivo.

El concepto de las megacentrales renovables con superredes lleva por fuerza a una canalización unilateral del camino hacia las energías renovables y a menospreciar sus potenciales tecnológicos, además de llevar a una reducción considerable de los actores. Se pierde así el movimiento multitudinario de participación a un direccionamiento energético llevado a cabo por tecnócratas. La razón del gran eco que obtuvieron estos proyectos megaenergéticos no sólo es que prometen ser el gran éxito del fomento de las energías renovables, sino que además se ilustran para superar el conflicto sistemático entre las energías convencionales y renovables, así como el conflicto estructural entre la producción eléctrica centralizada y descentralizada. Pero la realidad es más terca, la cooperación, la integración, el compromiso histórico, todos tirando de la misma cuerda es un ensueño tanto para la política como para la economía. En realidad las grandes corporaciones están por aniquilar la idea de la autonomía energética cuya semilla crece con la brillante expansión de las energías renovables en la última década gracias a políticas adecuadas y del ejemplo dado por la ley alemana de las energías renovables.

Hay que advertir pues, que los conceptos que fundamentan las superredes y las megacentrales con renovables hacen que se prorrogue el conflicto estructural entre el suministro eléctrico centralizado o dependiente de red y el descentralizado o autónomo. Es necesario razonar hasta sus últimas consecuencias la megalomanía que nos irán vendiendo con renovables. Lamentablemente, hay defensores de las energías renovables camuflados que, argumentando una transición ordenada, ven favorecidos sus intereses particulares que no son los de la ciudadanía. El ecologismo no puede dejarse capturar por estos espejismos.


Basado en el capítulo “Las superredes como freno pseudoprogresista” del libro El imperativo energÉTICOde Hermann Scheer. Editorial Icaria, 2011 (en prensa).

EL BORRADOR DE AUTOCONSUMO CONTRARIO A LAS DIRECTRICES EUROPEAS


Europa saca los colores al Gobierno con sus directrices sobre autoconsumo

Enlace a la noticia el 28-07-2015 como ha sido publicada en El Confidencial

http://www.nuevomodeloenergetico.org/pgs2/index.php/news/europa-saca-los-colores-al-gobierno-con-sus-directrices-sobre-autoconsumo/
La Comisión Europea ha publicado un documento de trabajo titulado 'Mejores prácticas para el autoconsumo de energía renovable' que choca frontalmente con lo que prepara el Gobierno.

"La estrategia de la Unión Energética sitúa a los consumidores en el centro de las políticas energéticas, animándoles a asumir como suya la transición energética para que se beneficien de las nuevas tecnologías y así reduzcan sus facturas y participen activamente en el mercado, a la vez que aseguran la protección de los más vulnerables”. 

Así comienza el documento de trabajo Mejores prácticas para el autoconsumo de energías renovables, publicado este miércoles por la comisaría europea de Unión Energética (en la que participa Miguel Arias Cañete, comisario de Acción Climática y Energía y anterior ministro de Agricultura del gobierno de Mariano Rajoy) y que supone una total contradicción respecto al borrador de autoconsumo que maneja el gobierno español y que pretende aprobar en principio durante las próximas semanas. 

Frente a las críticas que ha despertado el texto del Gobierno, este documento de trabajo ha sido recibido con entusiasmo por las asociaciones y grupos que defienden el autoconsumo en España. Daniel Pérez, abogado de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético lo considera una señal de que sus protestas han sido tenidas en cuenta, a pesar de que se trata de un texto no vinculante. “Es una interpretación de las directivas de la UE, que nos da a entender que no están de acuerdo con el gobierno español. No es determinante, pero sí es un apoyo”. 

Menos cargas burocráticas y protección a los favorables

Aunque una versión previa ya se había filtrado la semana pasada, y fue seguramente el motivo de que en el Consejo de Ministros del viernes se hiciese referencia a la intención de “aminorar” las cargas administrativas para los pequeños consumidores. “Hay que subrayar que los procedimientos administrativos complejos y pesados constituyen una barrera para la competitividad de los proyectos de autoconsumo de pequeña escala”. 

Pero las diferencias entre lo que recomienda la CE y las medidas recogidas por el Gobierno llegan mucho más allá. Uno de los motivos para promover que los consumidores se hagan con el control de la transición energética es para la CE que puedan ahorrar dinero generando su propia electricidad en vez de comprarla de la red. Sin embargo, el borrador del Ministerio de Industria contempla la introducción de cargos de peaje por acceso a las redes que causará que los consumidores domésticos tarden 31 años en amortizar sus instalaciones fotovoltaicas, frente a los 13 que necesitarían en un entorno regulatorio favorable. Es decir, que no solo no ahorrarán, como pretende la CE, sino que afrontarán unos costes que harán desistir a más de uno.

En un punto del documento, la CE comenta que “se deben desarrollar modelos de negocio e instrumentos financieros para que el autoconsumo sea ampliamente accesible a consumidores de todos los niveles de ingresos, incluyendo programas especiales para consumidores vulnerables”. Es curiosa la mención de la “protección a los más favorables” que hace el organismo comunitario, ya que el gobierno español pretende regular en la dirección completamente opuesta: el borrador establece que no será compatible tener un sistema de autoconsumo y beneficiarse del bono social o la tarifa reducida.

Baterías y sistemas de almacenamiento

Otro punto en el que la CE apunta en dirección opuesta a la del documento de Soria es en el de ayudar a los consumidores a aprovechar la energía que generan y no pueden consumir en el momento.

La primera menciona el uso de dispositivos de almacenamiento del tipo de las baterías de Tesla y similares (“cuando se utiliza almacenamiento distribuido para reducir los picos de energía de las instalaciones renovables descentralizadas aparecen muchos beneficios para la red general”). Además, sobre estas últimas, señala las ventajas de utilizarlas por vecindarios y comunidades, “reduciendo el coste por kW y permitiendo a regiones individuales integrar mayores volúmenes de energía renovable distribuida y generada por los consumidores”.

Algo en lo que no está de acuerdo (o no ha caído) el Ministerio de Industria al redactar su borrador, que incluye un cargo para las baterías y sistemas de almacenamiento, incluidos los que ya incorporan los paneles solares. Solo podrán utilizarlos aquellos sistemas que se encuentren desconectados de la red eléctrica. 

No a las medidas retroactivas

También contradice la CE a la regulación que el Gobierno proyecta cuando pide que se evite implementar normas retroactivas para instalaciones ya existentes con el objetivo de garantizar la seguridad de las inversiones. El borrador del decreto establece precisamente que todas las instalaciones de autoconsumo ya regularizadas por las comunidades autónomas pasarán a ser ilegales si no se adaptan a la nueva norma. Esto, aseguran los profesionales del sector, ha paralizado muchos proyectos hasta la fecha.

La Comisión Europea cierra el documento con una serie de conclusiones, entre ellas que “la rápida caída en los costes de inversión de la electricidad renovable está creando nuevas oportunidades para que los consumidores se conviertan en productores de energía, permitiéndoles beneficiarse y contribuir al funcionamiento eficiente del mercado de la energía”, algo que los estados miembros pueden favorecer activamente si trabajan en medidas que promuevan esa integración.

Algo que España no está haciendo con su proyecto, según denuncian empresas del sector, organizaciones ecologistas y prácticamente toda la oposición política. Para Pérez, este texto supone un escalón más en el esfuerzo para evitar que el borrador se apruebe, y para pedir su derogación si llega a hacerlo. "No es perfecto, pero es mucho más sensato que el texto del Gobierno. Se trata de adaptarse a la realidad, en vez de negarla".

COMUNICADO RUEDA DE PRENSA 16-07-2015 PLATAFORMA PARA LA DEFENSA DEL SUR DE CANTABRIA: VALORACIÓN ANULACIÓN DEL CONCURSO, NUEVO CONSEJERO DE INDUSTRIA,...


Reflexiones sobre la sentencia del Concurso eólico

No al silencio de los corderos

Plataforma para la Defensa del Sur de Cantabria

Con muy breve extensión, mínimo análisis y el unívoco silencio de Administración, partidos, empresas, denunciante,…, hace un mes los medios sobrevolaban leves la sentencia del Tribunal Supremo que confirma la nulidad de la injustificada adjudicación a los de siempre, en 2009, de 1.400 Mw. eólicos (miles de millones de beneficio para pocos, 700 molinos gigantes, pistas de rodadura, líneas de alta y media tensión, subestaciones,…). Un palo para el Gobierno Revilla-Gorostiaga y “su Concurso eólico”.

Cualitativa y cuantitativamente se trata de una sentencia histórica para los cántabros, los ciudadanos han derrotado al poder económico apoyado en el político, han frenado el más arbitrario uso de algo tan vital y goloso como es planeamiento energético y la obtención de un desmesurado enriquecimiento ilícito a costa del destrozo de parte esencial del territorio, por lo que, tras vivir desconcertados estos días de denso y, para nosotros, incomprensible silencio, el conocimiento de los hechos nos fuerza a plantear un debate público acerca de lo siguiente:

1. Por qué se ha producido el múltiple silencio coral que opaca tan relevante sentencia.

2. Por qué, en la constitución del nuevo Gobierno, fue tan dura la lucha por la Consejería de Industria, la que tramita el desarrollo eólico, sin que importara desglosar y adjudicar Sodercán, ajena al mismo, a quien perdió.

3. Por qué se premia con Consejerías ad hoc en el nuevo Gobierno a Francisco Martín y Juan José Sota, que fueron, en Medio Ambiente e Industria, muñidores/responsables del bárbaro e ilegal Concurso.

4. Por qué se permite incumplir las exigencias sobre participación del Convenio de AARHUS.

5. Por qué no se admite la radical nulidad del PSEC 2014-2020 y la Ley eólica y, para evitar una nueva y dolosa pérdida de tiempo, se empieza a planificar por los cimientos.

6. Por qué no debatimos de una vez el modelo energético de la nueva economía, la eficiencia/reducción, el consumo particular, el industrial, el de las grandes infraestructuras como el ferrocarril de alta velocidad,…, la autosuficiencia de balance neto, la generación de proximidad distribuida, la democratización de la producción eléctrica,…

7. Por qué no se reconoce la imposibilidad legal de aprobar un jurídicamente inseguro Plan energético sin un previo PROT (Plan Regional de Ordenación del Territorio), un Plan eólico, una Evaluación ambiental de las infraestructuras en su conjunto,…

8. Por qué, si la previsión del Informe de la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia) para España en el período 2013/2020 es de un excesivo crecimiento eólico de 6.000 Mw., políticos y corporaciones del dinero además insisten en agobiar Cantabria con más de 700 Mw., queb es mucho más de lo necesario para nuestro consumo y olvida que las preferencias deberán ser la eficiencia y el ahorro.

9. Por qué nadie hace frente a la permanente falacia que es Sniace, le exige que acredite (junto a Banco Santander) su experiencia en generación eólica y pone en evidencia el cinismo de que, quien maltrata a sus trabajadores y no es siquiera capaz de completar una urgente y mínima ampliación de capital de 15,5, quiera cobrar, por su fullería eólica, una indemnización de 114 millones de euros.

10. Por qué, pese a que el Gobierno afirmó haber suspendido lo adjudicado en el anulado Concurso, EDP, Iberdrola y otros han continuado tramitando parques eólicos, sin que nadie, salvo nosotros, se haya opuesto.

11. Por qué, si la hubiera, no se exige la responsabilidad de indemnizar por la nulidad del concurso eólico a los culpables, evidentemente maliciosos.

12. Por qué, como ya se hace en Australia, no se cuestiona y debate el carácter “renovable” del abuso en la generación eólica, lantánidos, metros públicos de hormigón, toneladas de acero, pistas, subestaciones, líneas de transporte,…, insostenible para el hombre, la biodiversidad, la agricultura y ganadería, los asentamientos, el paisaje, el turismo cultural y deportivo,…

13. Por qué, tras la chapuza eólica anulada por el TS, ahora aun peor, el Gobierno, con los mismos “negociadores” de siempre (Martín, Sota, Pelayo, Palacios,… y Revilla al frente) retoma los trapicheos con los mismos consorcios empresariales del Concurso.

14. Por qué no se dice que tramitar las solicitudes individuales de los parques una a una en inexistente competencia, es corrupción eólica (ver Castilla y León, por ejemplo), por su nulo control, falta de orden, impacto ambiental no planificado ni evaluado y con los Fondos de compensación ambiental eliminados.

No se han debatido nuestras necesidades energéticas reales, ni el planeamiento deseable o el carácter renovable/sostenible de lo eólico,…, en el trámite se han incumplido todas las normas esenciales, eliminándose la participación que, con detalle, exige el Convenio de Aarhus y, por ello, desde la seguridad de que, como el Concurso, el PSEC 2014-2020 será declarado nulo, la Plataforma lo ha recurrido ante el TSJC e impugnará, de ser preciso, uno a uno todos los parques.

Señores miembros del Gobierno: hagan de una vez política, esfuércense en ser sensatos, sean legales, no abrumen y hagan perder el tiempo a ciudadanos, Administración, Tribunales,…, no sigan, junto a las poderosas corporaciones del dinero, haciendo trampas. Ya no van a conseguir callarnos, ni siquiera por los métodos que en estos asuntos se usan con los indígenas en nuestra querida America; nunca más pastorearán en el peligroso, denso, cómodo o interesado silencio que, en general, reina en el lugar en que se sacrifica a los corderos.

EL AUTOCONSUMO IMPRESCINDIBLE. CNMC.


El regulador ve “imprescindible” el autoconsumo eléctrico
Considera necesaria su regulación para alcanzar los objetivos de generación solar
EL PAÍS, 18-06-2015

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera que para alcanzar los objetivos de generación eléctrica con energía solar es "imprescindible" contar con el autoconsumo, según consta en su informe sobre la “Propuesta de Planificación de la red de transporte de energía eléctrica 2015-2020, publicado este jueves. El supervisor y regulador reclama una normativa que fije las condiciones en que las pequeñas instalaciones puedan vender al sistema la energía no consumida.

"Para llegar al objetivo de generación solar sería necesario agregar varios miles de pequeñas instalaciones fotovoltaicas, presumiblemente sobre cubierta", señala el informe, que añade: "En lo que respecta a las tecnologías solares, la consolidación de un escenario de alta penetración de renovables con una importante contribución del autoconsumo parece imprescindible para alcanzar los objetivos de potencia de generación eléctrica y, por ende, los derivados de los compromisos medioambientales adquiridos".

La CNMC considera necesario concretar el desarrollo de una normativa específica que fije las condiciones administrativas y técnicas para la conexión a red de las instalaciones con autoconsumo, así como las condiciones económicas para que determinadas instalaciones de producción con autoconsumo puedan, en su caso, vender al sistema la energía no autoconsumida.

Este planteamiento de la CNMC llega en un momento de polémica en que la Unión Española Fotovoltaica (Unef) ha acusado al Gobierno de "querer cerrar cualquier puerta al autoconsumo" con el nuevo decreto que prepara el Ministerio de Industria y que este departamento afirma que aprobará durante esta legislatura. José Donoso, director general de Unef, sostuvo recientemente que España es el único país en el que se está preparando una normativa "para que no se desarrolle" el autoconsumo.
Menos demanda de la prevista

La “Propuesta de Planificación de la red de transporte de energía eléctrica 2015-2020" es el documento que servirá de referencia para el sector eléctrico nacional en los próximos seis años. En su informe sobre dicha propuesta elaborada por Industria, la CNMC revisa las previsiones de la demanda, la planificación de la red de transporte o la necesidad de actualizar el documento de planificación al menos cada tres años para, en consecuencia, alcanzar eficiencias económicas y ambientales.

Sobre la previsión de la demanda de electricidad entre 2014 y 2020, la CNMC estima que aumentará de media un 1,7% entre 2015 y 2020, con un crecimiento más moderado en 2015 y 2016, acorde con la recuperación económica y otros factores de eficiencia. Mientras, en el periodo 2017-2020, la tasa de crecimiento rozará el 2%. Por el contrario, la Propuesta de Planificación señala un crecimiento medio de la demanda nacional de electricidad del 2,3% entre 2013 y 2020.

Por lo que respecta a la prospectiva de demanda energética, la CNMC considera que se debería actualizar la previsión de la evolución económica y la de los precios energéticos. Así, el análisis coste-beneficio debería incluir diferentes hipótesis de precios de mercado por las incertidumbres en los precios de las materias primas hasta 2020.

No al cierre de subestaciones eléctricas

En cuanto a la calidad del servicio en la planificación de la Red de Transporte, la Comisión coincide con el Operador del Sistema (Red Eléctrica de España) en los problemas que ha detectado. Sin embargo, la CNMC considera que algunas soluciones apuntadas no cumplen el principio del mínimo coste para el sistema, tal como se exige en la Ley del Sector Eléctrico.

Así, considera que continuar invirtiendo en el mallado de la red, provoca un sobrecoste para el sistema eléctrico, que podría evitarse. Además, la CNMC discrepa de la propuesta de cerrar subestaciones construidas, medida que implica onerosas inversiones en la red de transporte y de distribución.
Críticas a la propuesta de Industria

La CNMC critica que la propuesta no incluya una Memoria Económica Justificativa, que contemple la metodología europea y la valoración económica de otros criterios que se han empleado para su elaboración.

Además, el regulador discrepa en la planificación de las infraestructuras eléctricas que se construirán hasta 2020 y su estimación económica. Concretamente, considera que debería replantearse el reparto previsto de la inversión entre las actuaciones por mallado de la red de transporte (80%) y las otras actuaciones asociadas a la demanda o a la generación (20%)

LIBROS POR UN NUEVO MODELO ENERGÉTICO: IMPERATIVO ENERGÉTICO, ALTA TENSIÓN.


Hermann Scheer
El imperativo energético
Icaria Antrazyt 2011

El autor desmonta uno a uno los principales mitos y trampas que las grandes corporaciones energéticas propagan para que no alcancemos la autonomía energética. Por eso cuestiona los proyectos de gigantescos parques eólicos e inmensas centrales solares interconectadas con redes de alta tensión inteligentes. Este libro nos pone en sobreaviso: “para conseguir un cambio energético rápido también es inevitable un cambio de sistema”. Las tecnologías renovables llevan implícitas esta posibilidad de aceleración a la que anima Scherr para alcanzar una sociedad sostenible.”



J.V.Barcia Magaz y Cote Romero (eds.)
ALTA TENSIÓN. Por un nuevo modelo energético sostenible, democrático y ciudadano.”

Las espurias ramificaciones del actual modelo energético tienen implicaciones tan profundas que no hay lugar en el mundo, sociedad o sector que se libre de su influencia. En el control geoestratégico de los recursos energéticos se encuentra la causa de las principales violaciones de derechos humanos que se dan en el planeta, y en coherencia, esa violación de derechos humanos se encarna en nuestra sociedad a través de la pobreza energética dictada desde las grandes corporaciones con la clara aquiescencia del gobierno de turno.
Todo ello discurre de manera frenética, brutal y sorda en una compleja e interminable red de interacciones globales. Esta se muestra de manera más intensa cuando observamos el empecinamiento de las élites económicas en un modelo energético que está abocando al planeta a un cambio climático de consecuencias impredecibles.

Ante esta realidad, cada vez son más las voces que se alzan para, a partir de una crítica meditada y radical, proponer un modelo energético más sostenible, menos concentrado, más democrático, renovable, soberano, accesible y que tenga como doble referencia el respeto a los derechos humanos y los límites biosféricos.